Plazas y Parques

Plaza de Armas

Históricamente ha sido el gran escenario de la ciudad donde se desarrolla el ritual del acontecer diario y más trascendental, es decir, el acto mismo de participación de la vida cívica.

Cercano a ella, los conquistadores establecieron los símbolos visibles del orden social: el Cabildo, la Casa de los Gobernadores, la Real Audiencia y la Iglesia Mayor, como representación de una unidad aún más alta y trascendente.

La primera plaza recibió el nombre de Plaza Mayor, siguiendo una denominación entroncada con la tradición medieval española; pero a escasos seis meses de la fundación de la ciudad, con el primer gran ataque indígena, cambió de nombre, pues la ciudad reconstruida adoptó un carácter de campamento militar y ese lugar derivó en Plaza de Armas.

En el lugar, que en un principio era un espacio vacío, se realizaban todas las actividades ligadas a la vida social, económica y política de los vecinos: la fiesta del Apóstol Santiago, patrono de la ciudad, con el paseo del Real Estandarte; los juegos de cañas y sortijas; las corridas de toros, cerrándose para la ocasión las entradas con púas de madera. Las procesiones de Corpus Christi y las de Semana Santa tampoco estaban ausentes. Común era también para los vecinos detenerse a mirar con gran admiración los ejercicios de las Compañías a Caballo o de la Infantería.

En tiempos más pacíficos comenzaron a instalarse los triánguez o tendeles de indios, verdaderos mercados populares en que los mercanchifles (vendedores ambulantes) ya preocupaban al Cabildo (1613).

En el siglo XVIII, el Padre Diego de Rosales mencionaba una pila de agua que se surtía de una acequia -de una vara de ancho- que traía el agua desde el manantial de Tobalaba y que había sido construida durante el gobierno de García Ramón en 1578. Fue en 1835 cuando el Intendente Cavareda dispuso que el lugar se empedrase y en 1838 se instaló en reemplazo de la vieja fuente de bronce una estatua de mármol blanco llamada "A la libertad de América”.

Fotografías de 1855 muestran un jardín circular en el centro y cuatro fuentes simétricas colocadas a mitad de cada cuadra. Pero es en 1873 cuando el Intendente, don Benjamín Vicuña Mackenna, dispone la plantación de diferentes especies vegetales como olmos, acacios y gomeros que junto a las luminarias de gas carbónico "hacían del lugar un delicioso paseo en las noches de verano".

En 1896 el paisajista Guillermo Renner traza un jardín moderno e irregular con ceibos, variedades de cedros, encinas, araucarias, palmeras y pataguas, que se conservó en sus líneas generales hasta la construcción de una nueva Estación de Metro, correspondiente a una extensión de la Línea 5. El proyecto correspondió al arquitecto Rodrigo Pérez de Arce, quien rescató el carácter ceremonial de la plaza de la época colonial, dejando dos explanadas al costado norte y poniente, aptas para ceremonias. Por otro lado, se amplió la capacidad de la plaza para dar asiento a los visitantes, incorporando hileras continuas de escaños de madera, más algunos de fierro.

Se rehabilitó el monumento “A la libertad de América” como fuente y se incorporaron palmas chilenas de 200 a 300 años de edad. El antiguo odeón fue reemplazado por un kiosco apto para todo tipo de representaciones artísticas, cubierto por un techo de cobre.


Cerro Santa Lucia

Ubicación :     Avda. Libertador General Bernardo O'Higgins, entre Santa Lucía y Victoria Subercaseaux.

Categoría :     Monumento Nacional, Decreto Nº1636, del 16 de diciembre de 1983.

Datos generales :     65.300 metros cuadrados de superficie; altitud 629 metros; altura 69 metros.


Descripción :

Llamado Huelén por los nativos del Valle del Mapocho, fue nombrado Santa Lucía por los españoles el 13 de diciembre de 1540, cuando don Pedro de Valdivia y su hueste tomaron posesión del lugar. Allí se construyeron las primeras ermitas de la Virgen del Socorro en 1543 (Patrona de las Armas), la de Santa Lucía (Base del Convento de la Merced) y posteriormente la de San Saturnino (protector de los temblores) desde donde se organizaban algunas procesiones.

Hacia 1548, el Capitán Rodrigo de Araya construyó el primer molino ubicado en la ladera sur oeste. También Bartolomé Blumenthal (que cambió su apellido por Flores) construyó otro molino en 1553, conocido como el de Flores.

Durante el período conocido como la Reconquista (1814-1817), Casimiro Marcó del Pont, último gobernador español en Chile, convirtió el lugar en baluarte de la defensa realista, construyendo dos baterías, la Marcó (después Castillo González - Plaza Caupolicán) y la Santa Lucía (Castillo Hidalgo) que contribuyeron a considerar el Cerro como inexpugnable.

Entre 1840 y 1862 funcionó el primer observatorio astronómico en la cumbre, que luego fue trasladado a la Quinta Normal bajo la dirección de don Ignacio Domeyko.

Pero sin duda fue don Benjamín Vicuña Mackenna quien al asumir la Intendencia de Santiago (20 de abril de 1872), bajo la presidencia de don Federico Errázuriz Zañartu, se propuso la gran tarea de transformación de la capital. El Cerro, que hasta esos días se presentaba como un peñón agreste, fue convertido con gran trabajo en un atractivo paseo, que sin duda contribuyó al embellecimiento urbano y atrajo los vecinos hasta sus faldeos. Desde el 4 de junio de 1872, fecha en que se instaló la primera faena, hasta el 17 de septiembre de 1874, cuando fue entregada la obra a la Municipalidad, don Benjamín y sus colaboradores no cesaron en esfuerzos y entusiasmo para cumplir con lo propuesto.

El primer contingente de 60 trabajadores lo constituyeron los reos del presidio "que se instalaron cómodamente en el Castillo Hidalgo". Cerca de 18.000 carretadas de tierra vegetal, palmas de Ocoa y Cocalán, como también cactus, sandillones, papas de flores silvestres e incluso en su hacienda don Benjamín recolectó una colección de semillas de secano.
Desde Europa fueron traídos estatuas, faroles, fuentes y jarrones que ayudaron a la ornamentación y embellecimiento. Además, don Benjamín rescató algunas reliquias del pasado colonial chileno para decorar el paseo.

En un sólo lugar los visitantes podían encontrar el Escudo de Armas español en piedra canteada del Cerro San Cristóbal, labrado por el presbítero Ignacio Andía y Varela para el Palacio de la Moneda en 1805; el balcón de los presidentes coloniales; un banco en que don Diego Portales solía sentarse en la Alameda; una mítica campana abrazada por el incendio de la Iglesia de la Compañía, como también columpios, un telescopio e incluso un hermoso carrusel.

Entre 1897 y 1903, el arquitecto Víctor Villenueve construyó la entrada monumental de Alameda, luego de ser expropiadas las construcciones que se encontraban en ese sector.

Hacia principios del siglo XX funcionó un ferrocarril eléctrico y el Teatro de Variedades, de gran atractivo con capacidad para 1.500 personas. Lamentablemente ambas obras fueron clausuradas en 1910 por problemas de financiamiento.

De peñón agreste a hermoso paseo, el Cerro Santa Lucía ha estado presente por más de 460 años en la historia urbana de Santiago. Muchos de los elementos decorativos originales se han perdido o han sido cambiados de lugar, e incluso con el crecimiento de la vegetación se han escondido ante los ojos de quienes los vemos diariamente.

Parque Forestal

Ubicación :     Enmarcado por la Avenida Cardenal José María Caro, puente Pío Nono, Merced, Ismael Valdés Vergara y el Puente Recoleta.

Superficie :     171.910 metros cuadrados

Catastro arboles:     6.477 (1994)


Descripción :

Su formación fue aprobada por Ley el 9 de enero de 1893 y comenzó a ser construido un año más tarde. En 1898 se plantaron los plátanos orientales a los costados de la Avenida Sur del Río Mapocho, pero fue en 1901, cuando el Intendente de la época, don Enrique Cousiño Ortúzar (1900-1906), le encargó al arquitecto-paisajista Jorge Dubois la formación del parque.

El 11 de junio 1909 se autorizó la formación del Jardín del Palacio de Bellas Artes y al año siguiente fue aceptado el presupuesto para la ejecución de un parque infantil.

En 1905 tenía una extensión de 1.100 metros de largo y 170 metros de ancho, con gran cantidad de árboles. Se ha dicho que "la triple avenida de plátanos orientales que se plantó paralelamente al río es quizás el mejor adorno de Santiago".

A través de su historia ha experimentado múltiples transformaciones, como la incorporación de los Jardines del Palacio de Bellas Artes (antiguamente enrejado) al parque; la supresión de la laguna que fue desecada en 1944; la construcción de una zona de juegos infantiles, etc.

Al pasear por el lugar se puede disfrutar del entorno, rodeado de añosos plátanos orientales junto a otras especies arbóreas como pimientos, araucarias, jacarandáes, etc. y varias esculturas distribuidas a lo largo del parque.

Parque Los reyes

Ubicación :     Sus límites son por el norte el Río Mapocho, por el sur Avenida Balmaceda, al oriente la Estación Mapocho y al poniente el límite comunal Santiago-Quinta Normal.

Categoría :     28,4 hectáreas

Construcción :     Aportes Comisión V Centenario e I. Municipalidad de Santiago.


Descripción :

Con motivo de la conmemoración de los 500 años del Descubrimiento de América, este terreno correspondiente a 28,4 hectáreas fue transformado en un hermoso parque, que por su tamaño y localización en el centro de la ciudad, ha contribuido al mejoramiento del entorno y a la positiva percepción de los vecinos en función del repoblamiento y rehabilitación del sector.

Un gran desafío fue construir el parque en estos terrenos de mala calidad debido a su escasa materia orgánica. Como eran utilizados para depositar basuras y escombros, fue necesario realizar importantes movimientos de tierra para homogeneizar el relieve y el terreno, incorporándose una capa de tierra agrícola de 30 centímetros, más arena, guano y tierra vegetal.

Según etapas de construcción, se distinguen tres sectores en sentido oriente-poniente:

I.- Estación Mapocho, en donde se consolida el rol cultural que cumple la ex estación, con un área complementaria para exposiciones al aire libre y estacionamientos. La ejecución se realizó entre octubre de 1990 y 1991.

II.- Recreacional-Social: Entre la Avenida Norte-Sur y el Puente Manuel Bulnes. Corresponden a 130.000 metros cuadrados, excluida la Feria Persa Internacional. Es el núcleo central del parque con espacio multiuso, anfiteatro, complementado con una laguna artificial de 3.888 metros cuadrados, multicanchas, juegos infantiles y zonas de estar. Realizado de junio a octubre de 1991.

III.- Puente Bulnes al límite comunal, en donde predomina el rol recreacional deportivo, con canchas de fútbol, juegos, multicanchas, etc.

Quinta Normal

Ubicación:     Ubicada entre las avenidas Matucana, Portales, calle Roberto Opazo y Santo Domingo. Entrada principal por Avenida Matucana Nº502.

Superficie actual:     354.864 metros cuadrados (aproximadamente 35 hectáreas).

Catastro arboles:     4.280 (1994)


Descripción :

Su existencia se inicia el 21 de enero de 1841, cuando el Presidente de ese entonces, don José Joaquín Prieto, firmó el Decreto por el cual se autorizaba la compra de una hijuela de terreno que pertenecía a José Diego Portales, por el precio de 9.675 pesos. Pero fue en 1842 cuando empieza a desarrollarse este lugar, bajo la presidencia de don Manuel Bulnes, y dos años más tarde es entregado a la Sociedad Nacional de Agricultura, correspondiendo a unas 134 hectáreas que incluían la Quinta, las Chacras de Lo Merced, Lo Portales y La de Vigurin para ser utilizadas en la aclimatación de árboles extranjeros y reproducción de animales exóticos.

En 1853 don Rodulfo Philippi organizó el Jardín Botánico, que junto al de Buenos Aires fue uno de los primeros de Sudamérica y el Invernadero cuyo edificio aún se mantiene.

En 1872 se realizó la exposición de Artes e Industrias y tres años más tarde la exposición internacional, etc.

A comienzos del siglo XX y hasta la década del 30 fue el punto de reunión de intelectuales, políticos, aristócratas y burgueses.

La Sociedad Nacional de Agricultura realizó ahí desde principios de siglo sus exposiciones anuales y allí nació lo que ahora es la FISA, que recién en 1963 se trasladó al Parque Cerrillos.

Sus límites originales aproximados eran la calle Santo Domingo por el Norte, Avenida Ecuador por el Sur, Avenida Matucana por el Oriente y la actual Avenida General Velázquez por el Poniente, sin embargo, con el tiempo ha disminuido en su extensión. La Universidad de Chile entregó sus terrenos al SAG. También se entregaron terrenos a los Ministerios de Agricultura y de Economía, a la Casa de Moneda, a CORVI (que construyó la Unidad Vecinal Portales) y a la actual USACH (antigua Universidad Técnica del Estado).

Por el abandono en que estuvo por un tiempo y la imposibilidad de mantenerla, el SAG la traspasó en 1969 a la I. Municipalidad de Santiago que actualmente realiza un gran trabajo de rescate, mantención y preservación para los vecinos.

Parque O'higgins

Ubicación:     Limita por el oriente con Avenida Viel, por el poniente con Avenida Beaucheff, por el norte con Avenida Tupper y por el sur con Avenida Rondizzoni.


Descripción :

En 1841, bajo el gobierno de don Manuel Bulnes, se firmó el Decreto que autorizaba la compra de un terreno para la instrucción militar. Fue elegida una llanura seca y polvorienta ubicada en los aledaños del sur de la capital.

La gran atracción del lugar llamado Campo de Marte (Dios de la Guerra) eran los ejercicios militares que los batallones de la Guardia Nacional realizaban el Domingo anterior a la Parada del 19 de Septiembre.

Hacia la segunda mitad del siglo XIX, la prosperidad económica (plata de Chañarcillo, Caracoles, Tamaya, Carbón de Lota, etc.) " trajo como consecuencia un cambio en las costumbres". La influencia europea se dejó sentir principalmente con arquitectos y paisajistas como Henault, Paul Lathaud, Brunet des Baines, Eusebio Celli, Burchardt, etc.

En 1856, Benjamín Vicuña Mackenna había escrito sobre la idea de crear un bosque en el Campo de Marte. Así, dos años más tarde, la idea es acogida por el gobierno de Montt, quien ordenó al Director de la Escuela Normal de Agricultura, el español Manuel Arana Bórica, la confección de los planos y presupuesto para el parque. Este proyecto quedó abandonado y fue en 1870, cuando Luis Cousiño Squella, ofreció dirigir y costear las obras de transformación del lugar, con la asesoría del paisajista francés Guillermo Renner.

Los trabajos se realizaron adecuadamente hasta culminar con la colocación de la magnífica reja de fierro forjado, ejecutada en la fábrica de Lyon, cuyo costo llegó a 8.000 pesos y que se mantuvo hasta 1931.

Fue don Benjamín quien por Decreto del 3 de junio de 1872 dio nombre a las cuatro avenidas que circundan el parque: la del oriente Benjamín Viel, la opuesta Beaucheff, al norte Fernando de Vic Tupper y al sur José de Rondizzoni.

El parque fue inaugurado en 1873 y en la sesión del Concejo Municipal del 13 de mayo de 1873, el lugar toma el nombre de Parque Cousiño. Desde 1972 hasta nuestros días se le conoce como Parque O'Higgins.

Parque Almagro

Ubicación:     Entre las calles San Ignacio, Santa Isabel, San Diego y Mensia de los Nidos.


Descripción:
Se encuentra entre dos hermosos Monumentos Nacionales, como el Palacio Cousiño al poniente y la Iglesia de los Sacramentinos al oriente.

Cuando la ciudad sobrepasó la Cañada hacia el sur, comenzaron lentamente a surgir diversas edificaciones y a delinearse sus calles.

A mediados del siglo XVII en el camino que iba hacia el sur, los Franciscanos levantaron la Iglesia de San Diego, y la calle adquirió el mismo nombre. Fue una vía de gran movimiento por la que continuamente transitaban arreos de mulas cargadas con mercaderías y viajeros a pie o a caballo. A unas pocas cuadras de la Cañada hacia el sur, existía un lugar deshabitado y abierto que invitaba a ser usado por los viajeros como un lugar de paradero y descanso antes de entrar a la ciudad, actual Parque Almagro.

También durante el siglo XVII, más al oriente de la Cañada, fue construida otra capilla. De esta manera, se dio origen a una nueva vía llamada por los vecinos "San Diego El Nuevo", que actualmente corresponde a la calle Arturo Prat.

A fines del siglo XVIII, se abrió una calle intermedia entre San Francisco y "San Diego El Nuevo" (Arturo Prat). Este callejón estrecho fue poblado lentamente y comenzó a ser llamado "Calle Angosta", actual calle Serrano.

En las proximidades del "Conventillo" de los Franciscanos -casa religiosa del campo de esa orden- existía una extensa pampa que pertenecía al Almirante Manuel Blanco Encalada y que fue comprada por el Cabildo de Santiago en 1828, formándose ahí la llamada Alameda de los monos o Cañada del Conventillo.

A principios del siglo XX en el sector se emplazó una plaza de abasto, donde eran vendidos productos del sur del país. El Parque Almagro como tal es creado en 1983.

Plaza Brasil

Ubicación:     Avenida Brasil, entre Huérfanos y Compañía.


Descripción:

Su historia está ligada a la antigua Cañada de Diego García de Cáceres, hoy Avenida Brasil y que fue conocida en diferentes períodos de la historia como Cañada de Cáceres, Cañada de Saravia y también como Callejón de Negrete.

Hacia 1900 y con la finalidad de construir la plaza, la Municipalidad de Santiago decretó la demolición de los edificios adquiridos en el sector para formar la plaza. Estas obras estuvieron a cargo del ingeniero Wielanalt. Se formó una comisión integrada por don Eugenio Ossa, don Manuel Fuenzalida Urrejola y don Ramón Eyzaguirre para proceder con las obras de jardinería, veredas, etc.

La plaza fue inaugurada el 20 de enero de 1902, con una solemne y espontánea manifestación en homenaje al pueblo de Brasil. Ese día se instalaron ventas populares en el lugar y a la salida del sol, se disparó en la Elipse del Parque O'Higgins una salva de 21 cañonazos; también el Cañón del Meridiano del Cerro Santa Lucía anunció a la ciudad la inauguración.

Se realizaron desfiles, hubo luces de bengala y antorchas. A las 20 horas, una gran columna partió de la plaza, siguió por Compañía hasta la Plaza de Armas y ahí, frente al Palacio Consistorial, se leyeron diferentes discursos alusivos a la ocasión y a la hermandad con Brasil.

Usted se encuentra en: Santiago Santiago Plazas y Parques